ANIMALES MÁS RÁPIDOS

28.11.2017

Cuando hablamos de velocidad en el reino animal el principal icono con que la relacionamos es el Guepardo, como si se tratara de un auto de carreras puede aumentar su velocidad de 0 a 100 km/h en tan sólo 3 segundos este fugaz animal puede llegar a alcanzar hasta 120 km/h. Aunque su aceleración es arma principal como depredador puede llegar a perjudicarlo pues no puede mantener una velocidad muy alta por mucho tiempo es decir corre detrás de cualquier objetivo pero cortas distancias. 

Si este animal intenta sostener una alta velocidad por más tiempo del que debe su cuerpo puede sufrir daños colaterales. Su cerebro que es el órgano más importante es el que corre más riesgo se recalienta conjuntamente con los demás órganos hasta colapsar y ocasionarle la muerte, todo esto sucede porque los pulmones y el corazón son grandes este último cuando el guepardo acelera bruscamente comienza a bombear grandes cantidades de sangre rápidamente al cerebro y provoca que se caliente. Así también su cuerpo quema las calorías de manera muy rápida y debe reponerlas para evitar catabolizar.

Para cualquier presa perseguida por este animal que representa gran amenaza porque le permite pocas probabilidades de escapar a menos que se trate de un antílope que pueden sostener velocidades de hasta 95 km/h y puede correr distancias más grandes y mantener un ritmo estable a unos 80 km/h cosa que los Guepardos no pueden hacer. Su ventaja frente a los demás animales es su mayor desventaja a la vez por la simple razón de que su aceleración es letal pero su resistencia está en desbalance porque tiene muy poca. 

Para cazar un antílope o cualquier otro animal el Guepardo no puede valerse de su relampagueante velocidad solamente por eso utiliza tácticamente cada una de sus armas que le regalado la naturaleza las cuales aprendió usar.