SHOU-SUGI-BAN

17.03.2018

Es una vieja técnica que tuvo sus orígenes en Japón hace varios siglos de antigüedad, su nombre significa tabla o madera de cedro quemada.

En ese tiempo los predecesores del Shou-Sugi-Ban, observaban que las piezas de madera quemada o carbonizadas presentaban cierta resistencia a los agentes ambientales que tanto impactan y deterioran esta materia prima que en su estado normal o sin este proceso no tendría tal aguante.


Luego comenzaron a aplicar el método que consistía en preparar una fogata con un espacio hueco para colocar las tablas de cedro y quemar sólo la superficie de estas, después las limpiaban con agua para retirar el exceso de los residuos de la combustión incompleta de la madera, para cuidar los dos pasos anteriores se recubría con aceite como capa final.


Aunque al inicio se aplicaba como alternativa para proteger la madera más adelante fue tomando también un sentido estético  por el contraste que causa el efecto del fuego en la superficie de la madera haciendo que resalten mucho sus vetas. 

También tiene la particular característica de hacer que la madera se mantenga en buen estado sin requerir constante mantenimiento con una durabilidad de ocho a diez décadas, es decir que a largo y corto plazo es económica.

Ecológicamente es más aconsejable que otras técnicas que podamos aplicar porque se utilizan mayor número de sustancias químicas que impactan el medio ambiente.


 

En este vídeo el artista Francisco Guillermo Reyes Sánchez está aplicando la técnica Shou-Sugi- Ban a un mueble, como se hace actualmente utilizando herramientas de combustión tales como un tanque de gas y un soplete...